Política

Comisión de Fiscalización: Envenenaron a Emerson Fasabi

POR: MARÍA TERESA GARCÍA

Emerson Fasabi Moscobich, ex empleado del entonces presidente Ollanta Humala Tasso, fue envenenado y no murió por una pancreatitis, tras haber sido responsabilizado por la pérdida de las agendas de Nadine Heredia, las cuales revelaron presuntos hechos ilícitos que terminaron en acusaciones fiscales.

Así lo indica el informe final de la Comisión de Fiscalización denominado “Investigación sobre la extraña muerte del ex empleado de la familia Humala – Heredia, el ex cabo E.P Emerson Fasabi, ocurrido el 21 de julio de 2015, así como las presuntas irregularidades que habrían cometido los funcionarios y servidores públicos y ciudadanos que estuvieron involucrados, por los hechos descritos en la parte considerativa de la moción de orden del día 2331.”

“El informe pericial de parte encomendado por la Comisión de Fiscalización al perito auditor, doctor Saúl Díaz Bendivel, concluyó que el deceso de Emerson Fasabi Moscobich fue un homicidio, tratándose de una muerte violenta por ingesta de sustancia tóxica, descartándose el alcohol etílico como agente causante. La muerte se habría producido entre las 21 horas del día 21 de julio de 2015 y las 3 pm del día siguiente”, sostiene el documento final al cual EXPRESO tuvo acceso en exclusiva.

Según el revelador informe, el entonces presidente Ollanta Humala habría sido “la persona que encomendó y financió las acciones realizadas por su exchofer, Juan José Peñafiel Reyes, propiciando la alteración de la escena del crimen y la pérdida de evidencia criminalística”.

Igualmente, la comisión ha determinado que Ollanta Humala Tasso y Nadine Heredia Alarcón habrían tenido los medios disponibles y necesarios para que se efectúen actos de encubrimiento a su favor sobre el homicidio.
Debido a ello, la comisión encuentra que el ex presidente Ollanta Humala habría incurrido en los presuntos delitos de encubrimiento real, obstrucción a la justicia, falsedad genérica y asociación ilícita.

AGENDAS DE NADINE

“Del análisis de la documentación, testimonios recibidos ante esta comisión, se presume que el móvil para causar la muerte de Emerson Fasabi estaría vinculado con la sustracción de las agendas personales de la ex primera dama Nadine Heredia Alarcón, a fin de que las agendas originales fueran de conocimiento del Ministerio Público”, señala el informe. Ello debido a que la Comisión de Fiscalización concluyó que Fasabi Moscobich mantuvo relación laboral con el ex presidente Ollanta Humala hasta el día de su muerte tal como lo han manifestado los testigos a la comisión.

El grupo indagador identificó que dentro del contenido de las agendas de Nadine Heredia Alarcón existe una anotación de “Recibo de Pago a favor de Emerson Fasabi Moscobich” que corroboraría el vínculo del occiso con la familia Humala Heredia.

Por todo ello, la comisión encuentra que se conformó una presunta agrupación formada por Ollanta Humala, Juan José Peñafiel, Oswaldo Otiniano, Cynthya Montes Llanos y otros, que se habrían concertado para cometer los delitos de homicidio, encubrimiento real, obstrucción a la justicia y falsedad genérica, por lo que existen indicios que permiten inferir que habría cometido el presunto delito de asociación Ilícita tipificado en el Código Penal.

LOS HECHOS

Según la Comisión de Fiscalización, existen indicios de que Juan José Peñafiel habría sido la persona que encontró el cadáver de Emerson Fasabi y el primero en ingresar a la habitación de la víctima.

“Conclusión a la que arriba esta comisión tras la manifestación de Carlos Armando Corzo Alva (dueño de la habitación), quien refirió que Peñafiel le había comentado que ingresó a la habitación donde se encontró el cuerpo de Emerson Fasabi, hecho que guarda relación con lo constatado por la perito de investigación en la escena del crimen Carmen Angélica Muñante Palomino, quien señaló que la escena del crimen no se encontraba en su estado primigenio. Precisó, en su informe pericial, que observó prendas de vestir en el piso con signos de haber sido registradas”, indica el documento.

Por esos motivos se concluye que Peñafiel Reyes brindó información falsa a la Policía Nacional al manifestar que fue Carlos Armando Corzo Alva (propietario del inmueble) quien se percató del cuerpo sin vida de Emerson Fasabi y lo indujo a mentir.

“Sin embargo ante esta comisión Carlos Armando Corzo Alva manifestó que Juan José Peñafiel Reyes fue la primera persona en ingresar a la habitación del occiso y fue quien le dijo que por petición expresa del presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, dijera a las autoridades que habría sido él quien se percató del cadáver”, indica el documento congresal.

Añade que Peñafiel le habría mentido al Ministerio Público para obtener la autorización del retiro del cadáver de Fasabi alegando que los familiares no tenían dinero para trasladarse y retirar el cuerpo, para lo cual realizó una colecta de dinero a través de una Iglesia Cristiana a la cual pertenecía, versión que posteriormente fue desmentida por él mismo.

Para la Comisión de Fiscalización Peñafiel Reyes habría cometido los presuntos delitos de encubrimiento real, obstrucción de la justicia, falsedad genérica y asociación ilícita. Pero también se determinó que la perito Carmen Angélica Muñante Palomino “ocultó información relevante como son tomas fotográficas que revelaban detalles relacionados a una posible alteración de la escena y sustracción de material probatorio que no puso en conocimiento del fiscal ni de los instructores policiales del caso; siendo este hecho reconocido por ella misma”.

Muñante Palomino habría incurrido en los presuntos delitos de encubrimiento real y asociación ilícita. Sin embargo ella no fue la única. El suboficial PNP Zenner Manuel Chávez Araujo en su desempeño como instructor en la investigación policial realizada por la Divincri Surco, “habría ocultado evidencias criminalísticas consistentes en dos equipos celulares hallados en la escena del crimen, por lo que habría incurrido en el presunto delito de encubrimiento real y asociación ilícita”.

CONFERENCIA DE PRENSA

En el caso de Cynthya Montes Llanos, el informe asegura que se habría aprovechado de su condición de jefa de prensa de Palacio de Gobierno para utilizar de manera irregular y conjuntamente con Wilfredo Pedraza Sierra (asesor) y Juan José Peñafiel Reyes, las instalaciones de Palacio de Gobierno para ofrecer una conferencia de prensa de carácter particular a fin de que Peñafiel diera una declaración paralela sobre la muerte de Fasabi con la finalidad de favorecer al ex presidente Ollanta Humala Tasso, pese a que tenían conocimiento de que el Ministerio Público venía desarrollando la investigación penal sobre dicha muerte con carácter de reservada.  Sobre Oswaldo Otiniano Villaca, entonces chofer de Ollanta Humala, este habría participado junto a Peñafiel para dar inicio a los trámites con visos de irregularidad ante el Ministerio Público y la Policía Nacional con la finalidad de conseguir autorización para retirar y trasladar el cadáver de Emerson Fasabi.

“Asimismo brindó información falsa ante esta comisión al señalar que no conocía al mayor PNP José Luís Ortiz Rivera con la finalidad de ocultar el hecho que todos ellos viajaron juntos, sin embargo tenia pleno conocimiento que ello no era cierto por cuanto Ortiz Rivera viajó en el mismo vuelo con Oswaldo Otiniano Villaca y Juan José Peñafiel Reyes”, señala el informe. Por ello, existen indicios que permiten inferir que Sabino Oswaldo Otiniano Villaca habría cometido el presunto delito de falsedad genérica y asociación Ilícita.

MÉDICOS LEGISTAS

De acuerdo al documento congresal, Raúl Walter Mostajo Merino e Hipólito Jorge Vilcapaza Atamari, ambos médicos legistas del Instituto de Medicina Legal del Ministerio Público, habrían desarrollado un examen pericial deficiente concluyendo que la causa de la muerte habría sido el etanol, cuando la verdadera causa habría sido la ingesta de una sustancia tóxica distinta.

“Este hecho habría desviado el sentido de la investigación conduciendo inicialmente a que el fiscal del caso disponga el archivo preliminar al descartar la hipótesis de un posible homicidio”, señala el informe.
En ese sentido, no se descarta que Raúl Walter Mostajo Merino e Hipólito Jorge Vilcapaza Atamari hayan cometido el presunto delito de asociación Ilícita.

OLLANTA Y SU ENTORNO SE ASOCIARON PARA OCULTAR MUERTE

El informe de la Comisión de Fiscalización sobre la muerte de Emerson Fasabi recomienda remitir el documento a la Fiscalía de la Nación para que emita el pronunciamiento sobre los hallazgos de la presunta comisión del delito de asociación Ilícita atribuidos al hoy ex presidente Ollanta Moisés Humala Tasso. Junto a él están también incluidos sus ex choferes Juan José Peñafiel Reyes y Sabino Oswaldo Otiniano Villaca; Carlos Armando Corzo Alva, propietario de la habitación rentada por Fasabi; la perito, Carmen Angélica Muñante Palomino; el suboficial PNP, Zenner Manuel Chávez Araujo; el asesor y ex ministro humalista Wilfredo Pedraza Sierra; la jefa de prensa de Palacio de Gobierno Cynthya Montes Llanos; el ex ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe; los médicos legistas Raúl Walter Mostajo Merino e Hipólito Jorge Vilcapaza Atamari y Richard Michael Navarro Hemmerling.

“Existiendo una investigación penal en trámite ante el Ministerio Público contra Nadine Heredia Alarcón y otros por delito de homicidio en agravio de Emerson Fasabi Moscobich, se recomienda que el Ministerio Público comprenda en la citada investigación a las personas sobre quienes esta comisión ha hallado responsabilidades”, se lee en el docmento.

JOSÉ LUIS PÉREZ GUADALUPE

El informe de la Comisión de Fiscalización determinó que José Luis Pérez Guadalupe, en su condición de ministro del Interior, habría faltado a sus deberes éticos como funcionario del Estado para favorecer al entonces presidente Ollanta Humala.

Ello debido a que tenía pleno conocimiento de que la policía, organismo dependiente de su cartera, venía investigando la muerte de Emerson Fasabi donde se manejaba la presunta hipótesis de que su muerte habría estado vinculada a su cercanía como empleado de la familia Humala Heredia y a la sustracción de las agendas de la ex primera dama Nadine Heredia Alarcón, siendo la principal sindicada.

Ante estos hechos declaró ante los medios de comunicación que no existía ningún vínculo entre el occiso y la familia presidencial y que solo se trataría de un guardián de la calle, postura oficial que habría favorecido en ese entonces al ex presidente Ollanta Humala para apartarlo de las investigaciones, mostrando una actitud parcializada con la persona que lo nombró en dicha cartera ministerial.

“No se descarta que el ex ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe haya sido parte de la presunta agrupación formada por Ollanta Humala Tasso, y otros”, indica.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button