Política

Ministros dan mal ejemplo en salud

Mientras las principales autoridades de Salud se esfuerzan en convencer a la mayoría de peruanos para que autoricen el uso de sus órganos cuando fallezcan, a fin de salvar a miles de personas que necesitan trasplantes urgentes, seis miembros del gabinete de ministros del presidente Daniel Sagasti se niegan a hacerlo.

Así se comprueba al hacer una consulta al Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec), donde la premier Violeta Bermúdez encabeza este mal ejemplo para el país. La imitan los ministros Daniel Chicoma (Producción) y Eduardo Vega (Justicia).

Aparecen en este José Elice, titular del Interior, y Esther Astete, responsable de las Relaciones Exteriores del Perú. Mientras el primero es cuestionado por apoyar los polémicos pases al retiro de altos oficiales, para poner como comandante general de la Policía Nacional a César Cervantes, un “hombre de confianza”, la segunda ha debido responder por las frustradas negociaciones para la vacuna contra la covid-19.

DORMILONES

Ambos se hicieron conocidos para los ciudadanos desinteresados en política, cuando se durmieron mientras el jefe de Estado daba su primera conferencia de prensa. Hasta el momento, ninguno ha pedido disculpas por esta falta de respeto a la opinión pública, aunque ha trascendido que sí lo hicieron con Sagasti y Bermúdez.

En todos estos casos aparece “No” en sus documentos nacionales de identidad, como respuesta a una eventual donación de órganos.

Párrafo aparte merece Silvana Vargas, ministra de Desarrollo e Inclusión Social. En esta cartera se promueve la solidaridad y la sensibilidad social por el prójimo, pero la acción con recursos públicos no va de la mano con la entrega personal, al menos en este caso.

Se calcula que, en todo el país, existen 3,000 personas que necesitan de inmediato, o a mediano plazo, tener un nuevo corazón, riñón, hígado y otra parte indispensable para tener una vida normal, o al menos sobrevivir.

La reciente campaña del Seguro Social, “#EsSalud – #YoDonoVida”, precisa que “las enfermedades que requieren ser tratadas con un trasplante de órgano, se presentan a cualquier edad, sin distinción de sexo y muchas veces sin aviso previo”. Esto parece no haber calado en nuestros altos funcionarios.

Los responsables de la Mesa Directiva del Congreso, Mirtha Vásquez (Frente Amplio) y Luis Roel (Acción Popular) también figuran con “No” respecto a brindar sus restos para que alguien más siga viviendo.

Cabe indicar que el presidente de la República sí aplica en la práctica esta prédica, así como los ministros Silvia Loli (Mujer y Poblaciones Vulnerables), Waldo Mendoza (Economía), Pilar Mazzetti (Salud), entre otros.

En declaraciones a la prensa, Jorge Amoros, gerente de la red EsSalud Guillermo Almenara resaltó que, por elecciones, muchos ciudadanos podrán revisar y modificar su situación como no donante. Por ello, invocó a la ciudadanía a apostar por esta a forma de regalar vida.

“Sabemos que el próximo año habrá seis millones de peruanos que estarán renovando su DNI, y esa será la oportunidad para decir sí a la donación de órganos, y no solo eso, sino también de expresar verbalmente dicho deseo a sus familiares”, indicó.

Los trasplantes más comunes durante la pandemia fueron los 76 de médula ósea. Además, se hicieron once de hígado, dos de corazón, uno de pulmón, veinte de córneas y 27 de riñón.

Hace unos días, cinco pacientes de insuficiencia renal crónica recibieron riñones gracias a la buena voluntad de familiares de personas fallecidas en Huancayo, Cusco y Lima, los cuales llegaron hasta el Hospital Eduardo Sabogal del Callao.

Solamente en esa red 165 personas con el mismo mal esperan sendos donantes.

En el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), solo uno de cada cinco peruanos figura diciendo “Sí” a esta ayuda. Sin embargo, la ley impide que esto se plasme, a pesar de la voluntad de la persona que en vida lo autorizó. Esto ocurre cuando los familiares, como “propietarios” de los restos, se nieguen.

Un caso que saltó a los medios de comunicación fue el de Jackeline Ochoa y José Vásquez, padres de un entusiasta niño de nueve años de edad, quien había recibido una bala perdida y necesitaba un nuevo hígado. Cuatro personas podían hacerlo, pero las parejas, hermanos, padres y/o hijos de estas se negaban, y el menor falleció.

TRÁMITE SIMPLE

La presidenta ejecutiva de EsSalud, Fiorella Molinelli, pidió a las personas convertirse en donantes y conversar con sus familias para que acepten su decisión, especialmente en estas épocas, donde recordamos el mensaje del Niño Jesús, de amar a los demás como él nos ha amado.

“Este es un momento oportuno para hacerlo porque estamos en las épocas de fiestas navideñas, donde compartimos en familia y esas discusiones son muy importantes hacerlas en ese ámbito, apelar a la solidaridad y comentarles ‘papá, mamá, he decidido ser donante, lo estoy poniendo en mi DNI y lo único que pido es que respeten mi decisión al momento en que llegue esa situación’”, señaló.

Para el médico Teodoro Quiñones, secretario general del Sindicato Médico Nacional del Seguro Social, estas actitudes de casi la mitad del gabinete ministerial demuestran una falta de compromiso con el país.

“Si los actores sociales no aportan con el ejemplo, el ciudadano de a pie menos va a comprender. Necesitamos el ejemplo de líderes para demostrar la solidaridad inherente a la persona, solidaridad que no se adquiere con el cargo”, indicó a EXPRESO.

Respecto a que algunas de estas autoridades ahora podrían cambiar su situación en el DNI, para pasar a ser donante de órganos, precisó que esto debieron haberlo hecho como personas de a pie, y no cuando son expuestos públicamente.

“No debería ser recién cuando son ministros, sino desde la cuna. Eso habla más como persona que de la autoridad. Permitir esta ayuda que podemos dar luego de dejar esta vida está permitido hace varios años. Los actores políticos demuestran compromiso social desde el inicio, y no cuando tienen un cargo. Por eso solo vemos que un veinte por ciento es donante. Nunca hemos pasado de la tercera parte, y eso perjudica a muchos pacientes”, agregó.

JUSTICIA SOLIDARIA

Presidente de Poder Judicial no figura en este rubro. Respecto a los organismos de justicia, casi todos son dirigidos por destacados funcionarios que han precisado en sus documentos de identidad que sí entregarán sus órganos para salvar vidas. Sin embargo, hay una excepción.

Nos referimos a José Luis Lecaros, saliente presidente del Poder Judicial. Al parecer, la campaña que se viene haciendo desde hace varios años en diferentes estamentos de Salud no lo ha convencido de autorizar el uso de sus restos.

Elvia Barrios Alvarado, su sucesora, sí ha plasmado su voluntad de ayuda a otras personas.
En el rubro del “Sí” también aparecen la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos; el defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez; el contralor de la República, Nelson Shack, y la flamante presidenta de la Junta Nacional de Justicia, Luz Tello.

CONGRESO PUEDE SOLUCIONAR TEMA

En el Congreso que disolviera Martín Vizcarra se estaba debatiendo el Proyecto de Ley N° 110-2016-CR, impulsado por el entonces pepekausa Carlos Bruce, que, de haberse concretado, ayudaría casi instantáneamente a miles de peruanos urgidos de un trasplante de órganos.

Se proponía modificar el mecanismo de consentimiento brindado al tramitar o renovar el DNI. Así, en vez de suponer, como se hace actualmente, que nadie es donante hasta que exprese lo contrario (consentimiento expreso), se plantea que la regla predeterminada sea una de apoyo a la donación, a menos que se exprese algo distinto (consentimiento presunto).

La iniciativa no obligaba a nadie a ser donante, porque mantenía la libertad de cada ciudadano de decidir si quiere donar o no. La diferencia iba a que sería una regla por defecto y en el formato de las opciones, ya que muchas personas se olvidan o no le dan mucha importancia al tema.

“Se quedó en debate en la Comisión de Salud”, indicó el exlegislador, quien venía luchando desde el 2014 por esta alternativa. En ese año, el Ministerio de Salud se pronunció en contra de su propuesta, argumentando que iba contra la libertad de cada persona sobre su cuerpo, así como la de los familiares de los fallecidos.

En abril del año pasado, la bancada de Alianza para el Progreso presentó un proyecto donde precisaba que la voluntad de la persona plasmada en el DNI tenía que cumplirse sí o sí. Sin embargo, llegó el cierre del Parlamento, y el actual aún no se involucra en el tema.

POR: CÉSAR ROJAS

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button