Política

Juan Sheput: Norma es un botín que busca réditos electorales

No hay mayor evidencia de la improvisación del Gobierno que tratar el agro como si fuera un problema reciente. Y es que con antelación se sabían dos cosas: en primer lugar que era un régimen exitoso. Segundo, que existían reclamos. Correspondía por tanto al Gobierno actuar y proceder a diseñar las soluciones antes que el conflicto estallara, señala en los párrafos que siguen el ex congresista Juan Sheput.

Pero el Gobierno esperó el último momento para actuar, cuando ya se estaba en emergencia, y no hizo nada, al igual que antes sucedió con las AFP, la nueva Ley de Minería, los proyectos mineros, la ONP, EsSalud…

El tema se había gatillado desde el año 2019, cuando Martín Vizcarra aprovechando la situación de emergencia, prolongó, en forma acelerada, el régimen agroexportador hasta el 2031. ¿Por qué lo hizo? Algún día se sabrá. ¿No será que Vizcarra ha estado reclamando su pedazo de la torta para que otros no se la coman solos?

En ese momento el coro indignado de periodistas hizo mutis sobre los derechos laborales de los trabajadores. Pero había reclamos y las autoridades correspondientes no hicieron nada. No se tomó la iniciativa para el diálogo que tenía que basarse en las acciones que emprendieran los ministros de Agricultura y Trabajo, respectivamente.

Pero ninguno de los dos se preocupó de tomar el toro por las astas. No presentaron un proyecto de ley alternativo, no advirtieron de las consecuencias de una huelga, no convocaron a los dirigentes ni empresarios, no activaron el Consejo Nacional de Trabajo, es decir nada hicieron para bajar la tensión con los agroexportadores, apunta Sheput.

Javier Palacios, el anodino ministro de Trabajo, está desde viceministro en el sector y ha sido titular de la cartera desde el vizcarrato vacado. Por lo tanto es uno de los principales responsables del problema. El otro es el ministro de Agricultura, Federico Tenorio, quien se supone que es el que conoce más el sector y debería ser el líder del diseño del nuevo marco legal. Tampoco actuó. Han convertido al Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego en una sucursal de una ONG donde lo que más se ve en su página web son nombramientos y designaciones, y del problema agroexportador ni una palabra.

¿Y EL CONGRESO?

Y en el Congreso, donde las marchas y contramarchas han ido de la mano de las presiones de diversa índole, calculando qué es lo mejor y apostando inclusive por la ambigüedad de la abstención, al final se da una ley en donde importantes involucrados no son tomados en cuenta, es decir los inversionistas.

La fuerza y la prepotencia del bloqueo de carreteras es la partera de una ley que inicia el proceso de destrucción de un sector que fue vital para el desarrollo del país. Y en ello tendrá responsabilidad tanto el Frente Amplio como el Partido Morado que han priorizado sus pequeños intereses electorales por encima de los intereses nacionales.

Entonces, lo único que se logrará es desincentivar la inversión privada, aumentar la informalidad y generar más desempleo. Eso no le importa a Mirtha Vásquez, titular del Congreso, que jugando en pared con Marco Arana, su candidato del Frente Amplio, impulsó la derogatoria de una ley sin que haya una norma que la reemplace.
Luego declaró para que la ley vaya en contra de la competitividad agraria en nombre de unos pretendidos derechos laborales.

Vistas así las cosas, la nueva norma es fruto de un botín que busca réditos electorales para la izquierda. Es lo mismo que persigue el Partido Morado con su ambigüedad y mediocridad.

Otro aspecto en el cual brilla este Congreso es en la paupérrima calidad del debate producto del mamarracho de la reforma política vizcarrista. Pero esta falta de luces no es exclusiva del Parlamento. También es del Ejecutivo, uno de los conjuntos ministeriales más penosos de nuestra historia.

Por eso es que el gobierno de Sagasti estuvo cruzado de brazos esperando el resultado del debate congresal para recién opinar, también con cálculo electoral. Es la mediocridad que será la partera de nuevas protestas hasta que los bloqueadores de turno logren lo que quieren.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button