Actualidad

Recluso pide traslado a clínica y fuga a balazos

Un delincuente que cumplía 30 años de prisión en el penal de Lurigancho, tras ser condenado por trata de personas, pidió que lo lleven a una clínica, por presentar una complicación en el cuadro de tuberculosis que padece, y escapó del establecimiento de salud con la ayuda de dos sujetos armados que hirieron de bala a los agentes penitenciarios encargados de su custodia.

Ocurrió la tarde de ayer luego que personal del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) trasladó a la clínica Limatambo, ubicada en la cuadra 27 de la avenida Próceres de la Independencia, en San Juan Lurigancho, al interno Genaro o Gerardo Agustín Aguilar Oliva (38), con DNI 43757691, para realizarle una tomografía por ser paciente con tuberculosis.

Según informó el Inpe en un comunicado, el traslado se hizo cumpliendo con los protocolos de seguridad. La conducción y seguridad interna estuvo a cargo de dos técnicos de seguridad de esa institución, mientras que la seguridad externa a cargo de la Policía Nacional.

Era la 1.30 p.m. cuando los dos servidores penitenciarios encargados del resguardo fueron interceptados por desconocidos con disparos de arma de fuego, resultando herido con tres impactos de bala el técnico Manuel Guillén Quenaya, mientras que su colega Luis Fajardo Paino recibió un golpe en la cabeza.

Esas circunstancias fueron aprovechadas por el interno para fugar del lugar con rumbo desconocido. Guillén Quenaya fue trasladado al hospital Guillermo Almenara de EsSalud, ubicado en el distrito de La Victoria, por presentar heridas de bala en el cuerpo, mientras que Fajardo Paino recibió atención médica en la clínica Limatambo.

Genaro o Gerardo Agustín Aguilar Oliva, fue sentenciado a 30 años de pena privativa de la libertad por el delito de trata de personas. En el año 2018 fue trasladado del penal Miguel Castro Castro al presidio de Lurigancho, por presentar un cuadro de tuberculosis.

Conocidos los hechos, las autoridades penitenciarias informaron a la Policía Nacional del Perú y al Ministerio Público sobre lo acontecido, a fin de que se ejecuten las investigaciones del caso. Paralelamente, el Instituto Nacional Pentenciario informó que llevará a cabo investigaciones para evaluar las circunstancias descritas y determinar posibles responsabilidades administrativas.

EN MOTOS

Los delincuentes que facilitaron la fuga del recluso llegaron al área de emergencias de la clínica Limatambo en dos motocicletas lineales, según comentaron testigos. Š Aguilar Oliva habría manifestado que sentía fuertes dolores de cabeza.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button