Política

Privados pueden vacunar a 20 millones

Sindicatos de mineros, petroleros, de la seguridad privada, limpieza pública, comercio, universidades, clubes y otros, mandaron sendas cartas al presidente peruano y al embajador de la Federación Rusa, Igor V. Romanchenko, pidiéndoles reuniones de urgencia para gestionar que los empresarios puedan comprar a la brevedad posible los antídotos que salvarían sus vidas.

“Somos los trabajadores de los diversos sectores productivos los que venimos aportando con sacrificio, hecho que involucra la muerte de centenares de trabajadores y millares con secuelas irreversibles”, señalan.

EXPRESO contactó al coordinador, el dirigente Manuel Govea, quien criticó al mandatario Francisco Sagasti por tergiversar el significado de “equidad” a costa de la salud y de la vida de numerosos peruanos.

“Nuestro bloque agrupa a cerca de 300,000 mil trabajadores en todo el Perú y que sumados a sus familiares representamos a una población cercana a 1’200,000 habitantes. El Gobierno nos ha desamparado con un cronograma donde no hay fechas para nosotros. ¿Por qué se niegan a que nos vacunemos en las empresas donde trabajamos? ¿Cuál es el temor? Esto no es un tema ideológico o de clase, sino de vida”, manifestó.

Diversos candidatos presidenciales también se sumaron a esta propuesta, a excepción de Julio Guzmán y Verónika Mendoza, quienes se manifestaron a favor de que solo el Estado maneje las vacunas.

“Señor presidente, hay que igualar hacia arriba salvando vidas, no hacia abajo dejando morir a miles de peruanos. Esto no es una competencia, debe ser una suma de esfuerzos para salvar vidas”, sostuvo Keiko Fujimori, de Fuerza Popular.

“El Estado tiene que enfocarse en vacunar a la primera línea y a la población vulnerable, mientras la empresa privada puede enfocarse en sus trabajadores”, añadió en un canal de cable.

Por su parte, César Acuña, candidato de Alianza Para el Progreso, sostuvo que “el gobierno morado se opone a que los privados compren vacunas siguiendo la consigna de su candidato presidencial. No les importa la vida de los peruanos, sino su afán electoral, que no representa más que el continuismo del vizcarrismo”.

Más frontal fue Rafael López Aliaga: “Este gobierno de Sagasti tiene, de una buena vez, que permitir que los privados tipo AFP y compañías de seguro compren las vacunas para sus afiliados y traigan un lote de vacunas solidarias. Es una violación que linda con el genocidio. ¿Dónde dice en la Constitución que uno no tiene derecho a salvar su vida?”.

Daniel Urresti, de Podemos Perú, calculó que la empresa privada podría inmunizar a diez millones de personas, aligerando la carga del gobierno, de modo que más ciudadanos no estén en peligro de muerte por más tiempo.

“Ellos están dispuestos a vacunar gratuitamente a sus empleados, que pueden ser 800 o mil de acuerdo al caso, y también a las familias de estos. ¿Por qué voy a ser tan terco en decir no, que solo vacuna el Gobierno? Las empresas privadas dan trabajo en promedio a 2.5 millones de personas, más sus familiares, estaríamos hablando de (unas) diez millones de personas”.

Como ya lo señaló antes la prensa especializada, incluido EXPRESO, entre los asociados o aportantes a las AFP y los seguros privados se suman alrededor de 7.5 millones de personas. Si a esta cifra añadimos esposas, padres e hijos, la cifra puede llegar a 21 millones de personas a vacunar, es decir 42 millones de dosis que el sector privado bien las podría traer sea de Rusia o de cualquier otro país, como la India, donde pronto se multiplicará la oferta de inoculantes por los compromisos multimillonarios de la industria local con los gigantes del mundo.

Oferta que en efecto crecerá en la medida que nuevas fábricas se sumen a la comprometida capacidad de producción actual que ofrecen los 10 grandes laboratorios transnacionales que hasta ahora privilegian un tratamiento con los Estados nacionales, en la medida en que son las economías más ricas las que han aportado con miles de millones de dólares para que dichos fármacos se produzcan en tiempo récord.

APORTE RUSO

Pero este interregno ya se agota. Y esa es la razón del porqué Claudio Iturrizaga, asesor legal de G&P Pharmax, representante del Ministerio de Salud de Rusia en Perú, afirmó que tienen la capacidad de suministrarnos 500 mil vacunas a precios que no se eleven por probables intentos de especulación.

“Los precios de las vacunas se fijarán en los estándares mundiales. Nadie en el sector privado puede venderla a un precio mayor de lo fijado. Las vacunas Sputnik V tienen un precio mucho menor de lo que el Gobierno ha pagado por las de Sinopharm”, indicó en Radio Exitosa.

El Instituto Gamaleya, que desarrolló la vacuna contra la covid-19, negocia a través del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), por lo cual cuestionó que el régimen de Sagasti quiera monopolizar las dosis, cuando el objetivo es inmunizar cuanto antes a la población.

“Invocamos al Estado y pedimos que nos apoye. Esto puede ser una realidad y pueden llegar a inmunizarse a millones de peruanos”, acotó Iturrizaga, en concordancia con la posición del embajador ruso en el Perú, Igor V. Romanchenko, quien días atrás anunció que, aparte del gobierno central y los gobiernos locales, su país está dispuesto a negociar las vacunas Sputnik V con el sector privado, pero que “todo depende del Gobierno del Perú”.

PAZ DE LA BARRA

Por su parte, el titular de la Asociación de Municipalidades del Perú (Ampe), Álvaro Paz de la Barra, aseguró que la posición del presidente Sagasti, de rechazar la posibilidad de que los privados y gobiernos subnacionales puedan acceder a las vacunas contra la covid-19, es por temor a que estas instituciones accedan más rápido a estos medicamentos, demostrando la ineficiencia de su gestión.

“Advierto como Ampe, que el Poder Ejecutivo tiene miedo que se visibilicen los precios unitarios [de las vacunas]; y segundo, que se desnude la gran corrupción. Lamentablemente, tanto negociado está saliendo, por eso no nos dejan, porque al dejarnos tanto a nosotros como a los privados, se va a desnudar la ineficiencia y la gran corrupción en torno a los precios de las vacunas”, dijo a este diario.

IDEOLOGISMO

Con excepción del Partido Morado del gobierno y sus aliados de izquierda, hay unanimidad en apostar por una política sanitaria alejada de ideologías que esgrimen un problema de lucha de clases -de pobres y ricos- en el tema de la vacunación contra la covid-19 con base en la teoría de la “inclusión”.

A todo el país, incluido el empresariado, le interesa contener y poner punto final a la pandemia, no solo para salvar vidas sino además para evitar la bancarrota de nuestra economía recesada y el peligro de una caída en la depresión, es decir en un crack donde no solo no haya oferta sino tampoco demanda.
Y a la mayoría del sector empresarial le conviene, y no por samaritanos, resguardar a su personal, más aún si es altamente calificado, porque les costó mucho tiempo y recursos en formarlos, como para para que una pandemia como el nuevo coronavirus los diezme.

HABLA ROQUE BENAVIDES

“Ayer (domingo) el presidente Sagasti ha demostrado una insensibilidad que a mí me preocupa”, afirmó el empresario Roque Benavides tras comentar los dichos del mandatario quien señaló: ‘Lo que no queremos es que el que tiene plata se vacune y el que no la tiene no se vacune’.

El empresario recalcó que el objetivo en el Perú es que la mayor cantidad de gente pueda vacunarse. “No se trata de pobres o de ricos. Los pobres y los ricos se contagian igual y se mueren igual”, recalcó.

Recordó que lo que realmente importa es vacunar a los peruanos, darles tranquilidad y reducir al mínimo la presencia del coronavirus.

“Lo que importa es que la gente tenga la tranquilidad de que se pueda vacunar. Eso le importa a la gente. Lo que pasa es que perdemos el foco, sinceramente el objetivo debe ser vacunar a la mayor cantidad de gente, no si lo hace el Estado o el privado. Todos nos estamos muriendo, es una barbaridad”, afirmó.

Además cuestionó el rol cumplido tanto por el gobierno de Francisco Sagasti, como el de Vizcarra, frente a la pandemia y subrayó la importancia de la participación de todos en esta lucha contra la covid-19.

“Lo que creo es que es fundamental que el Estado actúe eficientemente y lamentablemente, en el caso del oxígeno, nos ha demostrado una gran ineficiencia. En el caso de las primeras vacunas que nos han llegado también nos ha demostrado una gran ineficiencia, el Perú no es solo el gobierno, el Perú también son los privados, las Fuerzas Armadas, la Iglesia, las ONG, todos tenemos que colaborar. Si es que se puede contribuir a que vengan más vacunas, yo estoy a favor de eso”, subrayó al recordar que pese a que llegó un millón de vacunas solo se ha podido vacunas a 300 mil personas.

NO ES COMPETENCIA

El expresidente de Confiep indicó que el planteamiento realizado no busca solo vacunar a los trabajadores, sino también a su familia y subrayó que no es una competencia con el Estado, sino un intento de colaboración.

“No es competir con el Estado, es colaborar con el Estado, un Estado que le pertenece a todos los peruanos y que ha demostrado mucha ineficiencia, lamentablemente, tanto la administración del señor Sagasti, como la de Vizcarra, y en general de muchos años. Lo que necesitamos es tener la mayor cobertura posible, lo que necesitamos es tener vacunas”, explicó.

De igual modo, Benavides planteó que se permita a los laboratorios internacionales también importar las vacunas y que sea accesible a todo el que pueda pagarlas.

“Yo llamaría inmediatamente al laboratorio Pfizer, AstraZeneca, a todas, vengan a vender sus vacunas, quien quiera pagar que lo haga. Además todos los peruanos somos solidarios, si tenemos una persona enferma, todos hacemos un pocito para vacunar a la gente más delicada, a nuestros padres, abuelos. Seguramente mucha gente joven dejará de vacunarse en aras de sus padres o sus abuelos. No seamos insensibles”, recalcó.

ACUERDO FRÁGIL

El acuerdo temporal del oligopolio de las farmacéuticas de negociar con los Estados antes que con los privados está en franco retroceso porque pronto crecerá la oferta de vacunas más allá de los compromisos del oligopolio, como ya sucede con Rusia y pronto con la India, “la farmacia del mundo”.

HAY BASE LEGAL

La base legal de la participación de las empresas privadas en la compra de vacunas anticovid está en la ley 31091 que el Congreso aprobó en diciembre pasado, cuyo texto si bien obliga al Estado a proveer en forma gratuita las vacunas a los peruanos, también permite a los privados participar en esta actividad con la única limitante de no incurrir en el delito de especulación que está en el artículo 234 del Código Penal vigente.

PICHILINGUE SUPLICA

“Después de haber perdido a mi hija hace más de una semana a consecuencia de la covid-19, hace unos días he sido detectado también con este virus encontrándome aislado con oxígeno padeciendo en carne propia lo que sufren miles de peruanos. Por favor, presidente Sagasti, deje que los privados compren vacunas”, demandó desde su lecho de convalecencia, el congresista Marcos Pichilingue.

POR: CÉSAR ROJAS/ÍTALO OBERTO-BESSO

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button