Entretenimiento

La permanencia de Pedro Novoa en la literatura

Por Arturo Delgado Galimberti

Entre las novelas más destacadas del talentoso escritor Pedro Novoa, recientemente desaparecido, figura, sin duda, La sinfonía de la destrucción (Planeta, 2017).

Como suele suceder en su universo narrativo, los personajes de La sinfonía de la destrucción son antihéroes peculiares. Don Cartavio ha sido poeta en su juventud con referencias literarias cultas; su hijo, Cerebrito, rebautizado Monarca, a pesar de liderar la pandilla Los Reyezuelos, es una luminaria en matemáticas y entre sus lecturas está el filósofo Cioran; el Especialista es un exsenderista reconverso a las leyes del mercado en su expresión más cínica; Mr. Floro es un escritor con predilección por los bajos fondos, que domina los tropos y figuras literarias con tanta habilidad como el argot callejero.

SINFONÍA/POLIFONÍA

La sinfonía de la destrucción es, en principio, una novela sobre la escritura de una novela. De estructura vargasllosiana, esta sinfonía es, como toda novela moderna, una polifonía, un coro de voces o perspectivas, intercaladas en subcapítulos breves bajo la égida de un autor implícito –técnica que se extrema en el uso del multiperspectivismo en un mismo párrafo–. Pero su finalidad no es solo ordenadora, en el sentido de representar coherentemente la totalidad de una realidad, sino también desintegradora, es una crónica de un desmoronamiento, en este caso circunscrito a una pandilla de adolescentes y su entorno rimense y, en última instancia, a la ciudad de Lima. El título –“sinfonía de la destrucción”, prestado de una canción de Megadeth– resume la doble voluntad narrativa que se intenta expresar formalmente.

A partir del recurso del “dato escondido”, en la novela hay zonas grises que en ciertos pasajes en vez de resolverse o difuminarse con las nuevas revelaciones, se tornan realidades grotescas tan inverosímiles como pesadillas goyescas. Y cabe al lector preguntarse si la historia narrada por Mr. Floro –¿alter ego del autor?– es solo producto de la imaginación del protagonista digna de ese peculiar apodo, es decir ficción dentro de la ficción.

UNA “ÉPICA RASTRERA”

La sinfonía de la destrucción es, como se autodefine en una de sus páginas, una “épica rastrera”. Una novela pródiga en comparaciones con figuras zoomorfas –no solo reptilescas– para describir a los personajes e incluso a los lugares, los objetos y cualquier naturaleza inanimada (coherente con ello, Mr. Floro compara a su novela en proceso con un perro a punto de “lanzar al ruedo”). Sería fácil encasillar esta sinfonía narrativa –u opereta de pandilleros y droguers nada ‘inocentes’– en el realismo urbano, hiperrealismo o realismo sucio, aunque su estética le sea afín. Sin embargo está presente también una visión kafkiana y deformadora de la realidad, unida a la coprolalia, la misoginia (el único personaje femenino positivo quizá sea Maidita, la madre del Monarca), la marginalidad suburbana, y un humor entre ácido y procaz.

Pero lo importante de la novela no son los elementos autobiográficos, ni su “realismo”, sino, parafraseando a Celine –una de las confesas influencias literarias de Novoa–, ser una realidad verbal que “ocurre al otro lado de la vida”, en el mundo imaginario de la literatura.

MULTIPREMIADO

Pedro Novoa (Huacho 1974 -Lima 2021) fue un escritor pródigo en premiaciones. Entre sus múltiples galardones literarios figuran el Premio Horacio Zeballos de Novela Breve 2010 por Seis metros de soga (Altazor, Perú, 2012),

Premio Internacional Mario Vargas Llosa por Maestra vida (Alfaguara, Lima, 2012), así como el Segundo Puesto en el Premio Internacional David Mejía Velilla por El aleteo azul de la mariposa (Fondo Editorial de la UCV, Colombia, 2015).

Asimismo fue finalista en el Premio COPÉ de cuento por Un grito flotando al amanecer (Perú, 2014), e igualmente ​finalista (long list) del Premio Herralde 2014 de novela por La sinfonía de la destrucción (Planeta, Perú, 2017); esta última obra además recibió el Premio Luces como mejor novela del mencionado año 2017.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.


2021-03-11 08:26:42

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button