Actualidad

actividad criminal y a la vez política Diario Expreso

POR LUIS LAMAS PUCCIO

La reciente matanza de 16 personas, incluidos cuatro menores, en el centro poblado San Miguel del Ene del distrito de Vizcatán del Ene, en la jurisdicción de Satipo, que corresponde a Junín, en el Vraem, llevada a cabo por una columna de terroristas del denominado Militarizado Partido Comunista del Perú, pone vigente otra vez la posibilidad de analizar una actividad de contenido criminal aunque a la vez política, compleja y encubierta, que no es fácil de dilucidar.

Si bien es una operación terrorista con contenido político que persigue tomar el poder a través de lucha armada, en forma paralela su mismo accionar está financiado por el tráfico de cocaína a gran escala para comercializarla en los mercados internacionales y suscitar ingentes ganancias o recursos económicas.

SIMBIOSIS

Es complicado hacer diferencias a simple vista porque cada una de estas organizaciones (los narcotraficantes y los terroristas) muestra finalidades contrarias y antagónicas que parecerían que son irreconciliables e incompatibles; por un lado el objetivo político-ideológico y de la otra parte la finalidad lucro-criminal.

Sin embargo, sucede que el actuar de forma mutua y recíproca aumenta su capacidad, apoyo y ligazón, razón por la que actuando de esa manera no solo amplían la esfera de sus propias acciones sino se aseguran el éxito final, que no es otra cosa que imponer el terror, traficar con drogas, aumentar las ganancias, confundir a la opinión pública y distraer a las autoridades.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button