Entretenimiento

Irma del Águila y los enigmas de la novela “Mujer rota” Diario Expreso

POR ANTONIO MORETTI

INFIDELIDAD, SIGLO XIX

En Mujer rota se narra la historia de Sofía de Alençon, quien, a fines del siglo XIX, fue internada en una institución de salud mental, por el hecho de abandonar a su esposo e intentar fugarse con otro hombre.
Del Águila nos explica la base histórica: “una mujer infiel representa –en esa época– un problema de orden público. Amenaza el honor del hombre y a su descendencia legal”. Las consecuencias de la infidelidad se podrían observar en los temas de herencia, entonces “se estableció un orden jurídico, psiquiátrico y moral entrelazados. La psiquiatría forense determinaba si se estaba enfermo o no, si era recluido en una prisión o en una clínica”.

En psiquiatría, “a Sofía se le diagnostica ‘daltonismo moral’ y es internada en el sanatorio Maria Grün. Esta protección psiquiátrica al honor del hombre se construye sobre un andamiaje social, entonces la idea era proteger el pilar de la sociedad: la familia”, asegura Del Águila y nos comenta: “ha habido conquistas, lo cual ha hecho que el discurso patriarcal se retire, lo que dificulta el reconocer su persistencia implícita en el siglo XX. Es cierto, se ha avanzado mucho en la mirada del Derecho y la psiquiatría, pero todavía quedan cosas del patriarcado, como resto de ese andamiaje”.

INVESTIGAR EN PARÍS

El interés por escribir esta novela, basada en una investigación que supera los tres años, surge a partir del incendio del Bazar de la Caridad en 1897. Muchas personas mueren allí, al final del día se teme que Sofía esté entre las víctimas. “Enrique de Aumale, el tío político de Sofía, horas después de escribir las cartas de condolencias, recibe una carta de Sofía que llegaba con retraso, lo conmueve a tal punto que Aumale esa noche muere de un infarto”.

La investigación llevó a Del Águila a París, Chantilly, bibliotecas y a encargar traducciones del alemán de una biografía de Sofía de Alençon y textos diversos: “Sofía está entre la realización y la culpa, y busca refugio en la religión, escribe en sus diarios que se consagra a la obra de dios: atender a los enfermos, lecturas espirituales, rezar, la ayuda a desplazar esa energía hacia un sentido constructivo. Ella escribe cuál es el costo: ya no soy quien soy, ya no tengo cuerpo. El costo es su propio cuerpo, renuncia a la libido”.

LENGUAJE IMPECABLE

La estructura de la novela es más que interesante y su lenguaje, impecable. “Me interesa que cada capítulo adquiera relieve, una densidad de sentimientos; que la palabra toque algo. Cada página la he recorrido con intensidad una y otra vez”, asegura Irma del Águila y el resultado es francamente conmovedor.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.


2021-05-04 07:39:30

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button